Comparte este artículo

La etiqueta canonical nos permite indicarle a Google y el resto de motores de búsqueda cual es la URL que queremos que tenga en cuenta cuando disponemos de varias páginas con un contenido idéntico o muy similar.

¿Qué es una etiqueta canonical?

Una etiqueta canonical (rel=”canonical”) es un fragmento de código HTML que se coloca en cada URL para indicarle a los motores de búsqueda cual es la versión principal del contenido.

Esta es especialmente útil cuando existen diferentes páginas con contenido duplicado o muy similar, puesto que nos permite indicarle a Google que versión es la principal para que la indexe y la rastree con más frecuencia.

La etiqueta canonical fue introducida por Google, Bing y Yahoo! en el año 2009 con el objetivo de ayudar a los dueños de todos los sitios web a resolver problemas de contenido duplicado de forma rápida y sencilla.

La etiqueta canonical se coloca dentro de la sección <head> de la página web y se muestra de esta forma:

<link rel="canonical" href="https://www.ejemplo.com/ejemplo/" />

¿Por qué es importante la canonicalización de contenido para el SEO?

El contenido duplicado puede convertirse en un problema, especialmente si muchas de las URLs del sitio web cuentan con contenido idéntico o muy similar.

Este tipo de contenido dificulta el rastreo por parte de Google, ya que perderá mucho tiempo visitando diferentes versiones de la misma página o contenido, llegando a perderse URLs con contenido original.

Además, al tratarse de contenido idéntico, los motores de búsqueda no sabrán que URL es la principal y, por tanto, la que deben posicionar para las búsquedas relevantes sobre ese tema. Esto puede afectar de dos maneras: Google podría colocarte en una posición baja al no saber cual es la URL que debe posicionar, o podrían elegir una URL incorrecta como la principal, enviando el tráfico a una página que no nos interesa.

Utilizando la etiqueta canonical evitamos todos estos problemas, ya que le estaremos indicando a los diferentes motores de búsqueda cual es la URL principal para que sea indexada y posicionada.

No obstante, es importante tener en cuenta que la etiqueta canonical actúa como una señal y no como una directiva, por lo que Google podría ignorar la etiqueta y elegir otra URL diferente como canónica.

Utilizar la etiqueta canonical para resolver problemas de contenido duplicado

Los problemas de contenido duplicado pueden ser complicados de detectar debido a la forma en la que vemos e interpretamos el contenido. Podemos estar seguros de que todo el contenido de nuestra web es original, pero eso no significa que no existan problemas de contenido duplicado. No hay que olvidar que Google rastrea URLs, no páginas web o contenido en general.

Encontramos un ejemplo muy sencillo en la web de un e-commerce: un producto utiliza la URL ejemplo.com/producto y, al aplicarle un filtro, la URL se convierte en ejemplo.com/producto?talla=m. Nosotros, como usuarios, vemos que la página no ha cambiado y que simplemente hemos elegido la talla del producto. Para los motores de búsqueda, en cambio, la URL ha cambiado puesto que ahora incorpora un parámetro y, por tanto, para ellos se trata de una página nueva con contenido duplicado.

Los comercios electrónicos no son los únicos que pueden tener problemas de contenido duplicado. Otros casos muy comunes en los que se da este problema son: URLs con parámetros de búsqueda (ejemplo.com?s=busqueda), diferentes páginas en función del tipo de dispositivo (ejemplo.com y m.ejemplo.com), usar AMP en el sitio web (ejemplo.com y amp.ejemplo.com), o mostrar el mismo contenido con y sin www, con https y http, con y sin slash al final de la URL o utilizando mayúsculas en la URL, entre otros.

En todas estas situaciones, es importante implementar la etiqueta canonical apuntando hacia la URL deseada en cada caso para evitar problemas de contenido duplicado.

¿Cómo utilizar la etiqueta canonical correctamente?

A la hora de implementar la etiqueta canonical en un sitio web, es importante hacerlo correctamente y asegurarse de que la URL a la que apunta la etiqueta es la deseada.

  1. Colocar la URL correctamente: utilizar siempre minúsculas y la versión correcta del dominio (https/http y con o sin www). Además, aunque es posible utilizar la ruta relativa (/ejemplo), es recomendable utilizar la URL absoluta (ejemplo.com/ejemplo) para asegurarnos de que Google la interpreta correctamente.
  2. La etiqueta canonical puede apuntar hacia si misma. De esta forma le estaremos indicando a Google que la URL en la que se encuentra es la principal y la que debe posicionar.
  3. Canonicalizar la página de inicio: es muy común recibir enlaces en sitios externos que apuntan hacia la página de inicio y cuya URL está mal escrita. Por ejemplo, utilizando http en lugar de https o incluyendo www cuando la web no lo utiliza. Todas estas variantes deberían contar con una redirección 301 hacia la URL correcta, pero, en caso de no hacerlo, la etiqueta canonical le indicará a Google que se trata de la URL incorrecta.
  4. Mantener una consistencia dentro del sitio web: es importante mandar una señal clara a Google para que respete la etiqueta. Si una URL es la principal, todas las duplicadas deben apuntar hacia ella. Por ejemplo, sería incorrecto apuntar URL 3 a URL 2, y después URL 2 a URL 1. Todas las etiquetas tendrían que apuntar en este caso hacia la URL 1.
  5. Canonicalización entre dominios: es posible colocar una etiqueta canonical que apunte hacia una URL de otro dominio. Esto es muy frecuente en los medios de comunicación, ya que el mismo artículo puede ser publicado en diferentes sitios, por lo que es importante indicarle a Google cual es el principal y, por tanto, el que debería posicionar.

Implementación de la etiqueta canonical

Existen cinco formas diferentes para especificar la URL canónica: etiqueta HTML en la cabecera de la página, en la cabecera HTTP, a través del mapa del sitio, con una redirección 301 y utilizando el enlazado interno del sitio web. Cada una de estas alternativas se utilizará en diferentes situaciones.

Etiqueta HTML

La forma más común de implementar la etiqueta canonical es colocándola en el código HTML de cada página. La implementación se hará dentro de la sección <head>.

<head>
...
<link rel="canonical" href="https://www.ejemplo.com/canonica/" />
...
</head>

Cabecera HTTP

Será necesario utilizar la cabecera HTTP para indicar la versión canónica cuando el archivo no es HTML. Por ejemplo, en un documento PDF no será posible añadir la etiqueta canonical en la sección head porque ésta no existe.

Link: <https://www.ejemplo.com/canonica />; rel="canonical"

Mapa del sitio

Según la documentación oficial de Google, las páginas no canónicas no deberían ser incluidas en el mapa del sitio, ya que entienden que todas las URLs que aparecen son señaladas como canónicas.

No obstante, es importante recordar que solo se trata de una señal, por lo que Google podría decidir elegir como canónica una URL que no aparece en el mapa del sitio.

Redirecciones 301

Este método se debe colocar con un asterisco, ya que el resultado obtenido no es exactamente el mismo, sobre todo de cara al usuario. Para Google ambos métodos servirían, puesto que con una redirección le estamos indicando cual es la URL que queremos que tenga en cuenta.

Por ejemplo, si tenemos dos productos muy similares y queremos mantenerlos, una redirección impediría que los usuarios puedan comprar uno de ellos. Así pues, se debería colocar una etiqueta canonical para indicar a los motores de búsqueda cual es la URL deseada, pero manteniendo siempre la página no canónica para que el usuario pueda visitar ambas.

Este método es recomendable para elegir entre https y http, o entre con www o sin www, de forma que se mantenga la consistencia en todo el sitio web al elegir una única versión del dominio.

Enlazado interno

El enlazado interno es uno de los aspectos que utiliza Google para descubrir que URLs son importantes dentro de cada sitio web. Así pues, utilizando en todo momento la URL deseada le estaremos enviando a Google una señal de que dicha página es la principal.

En resumen, la etiqueta canonical se utiliza para evitar que el contenido duplicado del sitio web se convierta en un problema a la hora de posicionar en los diferentes motores de búsqueda. La consistencia en toda la web y una correcta implementación son fundamentales para que Google recoja la señal y elija como canónica la URL que queremos.

Por último, te dejo un enlace a la guía publicada por Google en la que explican todos los casos en los que podría ser necesaria la implementación de la etiqueta para evitar el contenido duplicado.


Comparte este artículo
Raúl Revuelta

Sobre mí

Raúl Revuelta

Consultor de marketing digital apasionado por el SEO, CRO y la analítica digital. En mi blog comparto información sobre estos tres temas y otras cosas curiosas relacionadas con el marketing digital. También puedes encontrarme en LinkedIn y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas aumentar la visibilidad de tu negocio en Google?

Ir arriba