Comparte este artículo

Cuando accedes a un sitio web, tu navegador trata de comunicarse con el servidor del sitio para recibir el contenido de dicha página. Tras recibir la petición, el servidor responde con un código de tres dígitos, el código de estado HTTP.

Este código informa al navegador del usuario acerca de la disponibilidad del contenido al que está tratando acceder.

Tipos de código de estado

El código de estado es un número de tres dígitos. El primer dígito es siempre un número del 1 al 5, es decir, existen cinco rangos de códigos de estado. Cada uno de estos rangos corresponde a un tipo o clase de respuesta diferente:

  • 1xx – código de estado informativo: Este código es invisible para el usuario y es utilizado para indicar al navegador que el servidor ha recibido la petición y la ha entendido, pero aún no la ha procesado.
  • 2xx – código de estado de éxito: El código 200 es recibido cuando la solicitud ha sido procesada con éxito y el navegador ha recibido la respuesta esperada. Al igual que en el caso anterior, el código es invisible para el usuario.
  • 3xx – código de redirección: La petición es recibida por el servidor pero existe una redirección a otra página, por lo que el navegador debe realizar una nueva petición a la dirección indicada en el código de estado.
  • 4xx – error del cliente: Código recibido cuando la página o el sitio web no está disponible o no es válida. Normalmente el usuario ve una página en la que se le informa del error, por lo que este código de respuesta si es visible para el usuario.
  • 5xx – error del servidor: En este caso, el error no es provocado por el sitio web sino por el propio servidor. La petición realizada por el navegador es válida, pero el servidor no ha podido completarla. Este código también es visible para el usuario, puesto que se genera una página informando del error.

¿Cuáles son los códigos de estado HTTP más importantes?

Dentro de cada rango de códigos de estado, existen algunos que aparecen con mayor frecuencia y es interesante conocer su significado y la forma en la que impactan, tanto en la experiencia del usuario como en el rastreo por parte de los motores de búsqueda. Los códigos de estado más frecuentes son los siguientes:

200 – OK

Este es el código de estado que deberían devolver todos los recursos de tu sitio web. Indica que la página funciona correctamente y que la comunicación entre el navegador del usuario y el servidor se ha llevado a cabo sin ningún problema.

El servidor recibe la petición y es capaz de devolver al navegador toda la información que ha solicitado.

301 – Redirección permanente

Las redirecciones 301 son utilizadas cuando se quiere redirigir una URL a otra de forma permanente. Así pues, tanto los usuarios como los bots serán redirigidos desde la página solicitada hasta la nueva.

Este tipo de redirección es utilizada en SEO para indicarle a los motores de búsqueda que deben “olvidarse” de la página original y pasar a utilizar la nueva URL. La redirección 301 permite mantener la autoridad de la página original, sin perder por completo su posicionamiento en los buscadores, su indexación y el poder recibido de enlaces entrantes a dicha página.

302 – Redirección temporal

La redirección 302 es muy similar a la 301, ya que envía a los usuarios y bots a una nueva URL. No obstante, en este caso, se le indica a los motores de búsqueda que la redirección es únicamente temporal.

Al tratarse de una redirección temporal, los motores de búsqueda no traspasarán la autoridad de la página original a la nueva. Por este motivo, no debe utilizarse el código de estado 302 para redirecciones permanentes.

404 – No encontrado

El código de estado 404 indica que la página o archivo solicitado por el navegador no ha sido encontrado en el servidor. Los errores 404 no indican si la página no encontrada no está disponible de forma temporal o permanentemente.

Este código de estado suele aparecer cuando la página ya no está disponible o cuando el contenido ha sido movido a otra URL. En el segundo caso, es recomendable indicar mediante una redirección 301 la URL en la que se puede encontrar el contenido que había en ella.

410 – Gone

El código de estado 410 también indica que el contenido solicitado no está disponible. En comparación con el 404, este código de respuesta es más permanente puesto que se le indica a los motores de búsqueda que el recurso solicitado ha sido borrado y ya no se encuentra en el servidor y no se ha establecido una dirección alternativa, es decir, se trata de un recurso muerto.

En cuanto a SEO, el uso del código de estado 410 ayuda a que los motores de búsqueda eliminen la página de su índice con mayor rapidez, puesto que se les está indicando que el recurso ya no existe y no va a volver.

500 – Error interno del servidor

El código 500 es uno de los errores de servidor más comunes. Este indica que hay un problema con el servidor y los usuarios y bots no podrán acceder a su contenido.

Al no poder acceder al contenido, el tráfico de la página se verá afectado y, en caso de alargarse el problema en el tiempo, los motores de búsqueda podrían penalizar al sitio web, haciéndole perder el posicionamiento conseguido en los buscadores.

503 – Error temporal del servidor

Una respuesta 503 suele recibirse cuando el servidor no se encuentra disponible temporalmente. Este error suele aparecer cuando hay una sobrecarga en el servidor o mientras se realizan tareas de mantenimiento.

El código de estado 503 indica a los motores de búsqueda que podrán volver a la página muy pronto, puesto que la página solo va a estar fuera de servicio durante un corto periodo de tiempo.

¿Por qué son importantes para el SEO?

Como ya he comentado, los códigos de estado afectan tanto a los usuarios como a los motores de búsqueda.

Por un lado, la experiencia de los usuarios en el sitio web puede verse afectado si el código de estado devuelto es un 4xx (error del cliente) o 5xx (error del servidor). Estos dos tipos de códigos son visibles por el usuario, por lo que lo único que encontrarán al acceder al contenido que desean ver es una página en HTML que les informará de que existe un problema.

En cuanto al SEO, los códigos de estado de error también deben ser evitados porque indican a los motores de búsqueda que el mantenimiento del sitio web no es correcto y la experiencia no es óptima. Además, dificultan la tarea de encontrar los recursos que si están disponibles. En cambio, los códigos de estado 2xx y 3xx permitirán a los bots encontrar el contenido alojado en el servidor.

¿Te ha parecido útil este artículo? Te invito a compartirlo en redes sociales utilizando los botones que encontrarás justo debajo. Y si tienes alguna duda sobre los códigos de estado, puedes utilizar la sección de comentarios para formularla.


Comparte este artículo
Raúl Revuelta

Sobre mí

Raúl Revuelta

Consultor de ecommerce apasionado por el SEO, CRO y la analítica digital. En mi blog comparto información sobre estos tres temas y otras cosas curiosas relacionadas con el marketing digital. También puedes encontrarme en LinkedIn y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas aumentar la visibilidad de tu negocio en Google?

Ir arriba